Protección al Consumidor

Cómo protegerse: el engaño de las monedas exóticas
Fuente: La Oficina del Procurador General de Florida


Miles de consumidores son víctimas anualmente de engaños relacionados con la inversión en monedas exóticas. Es habitual que las víctimas de este tipo de estafa pierdan más de $100.000 en un sólo fraude.

Los astutos telemarketers tratan de convencerlo de que el dólar se encuentra débil y de que las monedas exóticas, las piedras preciosas, o los metales preciosos constituyen una inversión sólida que incrementa su valor rápidamente. No se deje engañar. Pocos consumidores se benefician alguna vez de la inversión en monedas exóticas o bienes similares, por la simple razón de que no disponen de la suficiente información para tomar decisiones de inversión inteligentes.

Si está pensando en invertir en monedas exóticas, primero haga la tarea.

Investigue el mercado de las monedas exóticas por su cuenta.
Descrea sistemáticamente de todo lo que el telemarketer le diga por teléfono. Acuda a la biblioteca de su zona. Lea publicaciones sobre numismática (monedas) e inversiones. Hable con una persona respetable que se dedique al negocio de las monedas exóticas en su zona. Comuníquese con la Asociación Americana de Numismática (American Numismatic Association) 818 N. Cascade Ave., Colorado Springs, Colorado 80903; teléfono (719)632-2646. Pregunte. Aprenda sobre la calidad de las monedas exóticas y su sistema de clasificación. Familiarícese con valores realistas del mercado. Investigue la historia de las ganancias en el campo de la inversión en monedas exóticas. Indudablemente, un inversor informado puede ganar dinero con las monedas exóticas, sin embargo un inversor desinformado puede perder una fortuna.

Opere con una compañía respetable
Llame a la agencia de protección al consumidor o a la Oficina del Procurador General del estado de origen de la compañía. Averigüe sobre los orígenes de la compañía como sociedad anónima. Averigüe sobre la historia de la compañía en quejas del consumidor. Solicite información por escrito. Desconfíe de compañías que le telefonean o escriben espontáneamente para venderle monedas exóticas.

Dude de los certificados del vendedor garantizando el valor de las monedas exóticas
El valor y la clasificación son puramente subjetivos. Eso significa que diferentes personas pueden tener diferentes opiniones sobre el valor de las monedas exóticas. El valor también puede basarse en diferentes factores (precio minorista, precio mayorista, costo de reposición, valor de liquidación al contado, etc.) Contrate a alguien en forma independiente para tasar las monedas exóticas. Averigüe el valor de liquidación -- probablemente sea éste el precio que usted recibirá cuando venda las monedas. Este valor podría ser mucho menor del que usted esperaba.

No deje que lo presionen para tomar una decisión equivocada
Si el vendedor utiliza tácticas de alta presión para obligarlo a comprar en el acto: “Sólo nos quedan unos pocos artículos” o “La oferta termina mañana“, no haga negocios con esta empresa. Pídale al vendedor que ponga por escrito todas las condiciones de la venta, incluyendo el retorno de la inversión y beneficios de reventa.

Revendiendo sus monedas exóticas.
Recuerde, las monedas exóticas no son una inversión líquida. Eso significa que por lo general, no pueden ser revendidas rápidamente para obtener una ganancia. Si usted necesita vender sus monedas rápidamente y el mercado está en baja, usted podría perder dinero de su inversión. Además, a pesar de que usted comprará las monedas exóticas a precio minorista, probablemente las venderá a precio mayorista. De hecho, la mayoría de los inversores en monedas exóticas las conservan por lo menos durante diez años. Encontrar un comprador puede ser muy difícil. Tenga cuidado, los defraudadores virtuales suelen usar una nueva identidad para contactar a previos compradores de monedas exóticas con el objeto de volver a aprovecharse de ellos, sosteniendo que pueden ofrecer ayuda para vender las monedas exóticas.

Si usted es víctima de fraude
Presente una queja ante la Oficina del Procurador General del estado donde la compañía está ubicada. Esa oficina podría ofrecer ayuda a usted y a las demás víctimas del fraude.