Protección al Consumidor

Cómo protegerse: Alza Indiscriminada de Precios Después de un Huracán
Fuente: Oficina del Procurador General del Estado de Florida


Desafortunadamente, las víctimas de cualquier desastre natural, ya sea un huracán, una inundación o un terremoto, se han convertido en víctimas de artistas del fraude que buscan beneficiarse de la desgracia ajena. Más abajo encontrará información sobre cómo evitar convertirse en víctima nuevamente, después del desastre inicial.

Tras el huracán Andrew, el estado de la Florida implementó una ley que prohíbe la alza indiscriminada de precios una vez declarado un estado de emergencia
La ley prohíbe la alza desmesurada de precios en el alquiler o venta de bienes de consumo esenciales, entre los que se incluye: madera, hielo, agua, químicos, generadores y otros productos necesarios tras un desastre. Otros estados pueden tener leyes similares, que también prevean castigos para los infractores.

SI USTED DESEA REPORTAR UN CASO DE ALZA INDISCRIMINADA DE PRECIOS DENTRO DEL ESTADO DE LA FLORIDA DURANTE UN EVENTO DECLARADO EMERGENCIA, LLAME AL PROCURADOR GENERAL DE LA FLORIDA AL: 1-866-966-7226

Todos los propietarios desean la reparación inmediata de su hogar, pero cuídese del “contratista” que golpea su puerta ofreciéndole reparar su techo o ventanas
Incluso en una situación de desastre, sigue siendo importante obtener más de un presupuesto de reparación y comprobar la calificación y antecedentes de cualquier persona que se encuentre trabajando en su casa. Usted puede contactar a sus agencias locales de atención al consumidor, así como a la oficina de licencias laborales de su localidad y a la división de regulación profesional de su estado, para determinar si el contratista posee una licencia, ha recibido quejas, registra infracciones, y está asegurado. También le convendría pedir referencias de clientes satisfechos para contactarlos y examinar el trabajo realizado.

Antes de firmar cualquier contrato, verifique los términos de pago y demás previsiones
Los contratos son negociables, por lo tanto no favorecen al contratista absolutamente. No es conveniente pagar mucho dinero por adelantado al contratista, y especialmente por trabajo todavía no realizado. Se debería fraccionar el pago de tal manera de pagar un tercio por adelantado, un tercio al completar una etapa significativa del trabajo y el pago final cuando la tarea está terminada. También es aconsejable pedir una renuncia de gravamen, y una declaración jurada final.

Trate solamente con comerciantes y contratistas de buena reputación
Alguien que vende generadores en un camión en la esquina, puede haberlos robado y los mismos pueden estar dañados. Alguien que circula por los barrios ofreciendo emparchar techos, podría desaparecer tras cobrar el depósito o el pago.