Protección al Consumidor

Cómo protegerse: consultoras de empleo internacionales.
Fuente: La Oficina del Procurador General de Florida


Las personas que se encuentran sin trabajo son un blanco fácil para consultoras internacionales inescrupulosas. Estas compañías utilizan avisos clasificados para publicitar trabajos en atractivas locaciones internacionales, dejando un número “800” para que usted llame por más información. Cuando usted lo hace, un vendedor describe los trabajos disponibles, los salarios y los beneficios. Antes de decidir enviar su dinero a una consultora internacional, por favor considere lo siguiente.

Desconfíe de garantías que suenan falsas.
Los servicios de empleo no pueden garantizarle un trabajo, sólo pueden ayudarlo a encontrarlo. Si una consultora internacional le dice que el trabajo está a su disposición, y menciona un salario específico y beneficios, es probable que el trabajo no exista. Los estafadores de trabajos internacionales son generosos en promesas a sus víctimas: salarios que superan los $50.000 anuales por puestos de trabajo de tareas generales, beneficios tales como vivienda, cobertura médica y dental, gastos de reubicación, y alimentos. Si éste fuera el caso, pregúntese si es realista que países con una alta tasa de desempleo permitan que esos trabajos vayan a trabajadores extranjeros.

Lea el contrato primero
Si el contrato dice algo distinto a lo que el vendedor le dijo, recuerde que usted estará sujeto a los términos que figuran en el contrato escrito. No le crea a un vendedor que le asegura que el contrato contiene “formalidades de relleno” y que no “se preocupe”. Las cláusulas que figuran en el contrato están allí por algún motivo, y fueron escritas para la compañía y no para usted. Si usted ya ha pagado y se ha arrepentido, siga los derechos de cancelación que contempla el contrato.

Averigüe quién debe realizar el pago.
Desconfíe si la firma internacional le pide que pague una cuota por adelantado antes de conseguir el trabajo, especialmente si la compañía requiere que el pago se haga vía giro postal o cheque bancario. La mayoría de las compañías respetables sólo le cobraran la cuota una vez que usted esté en posesión de su nuevo trabajo, e incluso entonces, es común que el nuevo empleador se haga cargo del pago.

Espere antes de hacer planes de mudanza.
Frecuentemente las consultoras internacionales les dicen a sus víctimas que pueden empezar a hacer sus maletas, vender sus propiedades, o vender sus autos, sólo para darle seriedad a sus promesas. No haga planes de mudanza hasta que tenga noticias de su empleador, preferentemente por escrito, de que ha sido aceptado para el puesto.

Investigue las compañías.
Contacte a la oficina local del Procurador General, y agencias locales de atención al consumidor en la localidad donde la compañía está radicada, para determinar si existen quejas o acciones legales en curso en contra de la compañía