Protección al Consumidor

Cómo protegerse: Anuncios televisivos de juguetes
Fuente: Oficina del Procurador General del Estado de Florida


Casi todos los padres han oído a un niño gritar “¡Quiero eso!” mientras ven en la televisión el anuncio publicitario del último juguete que salió al mercado. Los niños, y en especial lo más pequeños, tienen dificultades para comprender que las posibilidades que brinda un juguete en el contexto imaginario de la televisión son muy diferentes de las que presentan cuando se abre la caja en el hogar. Para evitar desilusiones, usted puede ayudar a sus hijos a interpretar mejor lo que ven en los anuncios televisivos.

Hable con su hijo/a acerca del objetivo de los anuncios televisivos
Cuéntele que la función de la publicidad es vender productos. Los efectos de sonido, las técnicas de producción, el trabajo de las cámaras y la edición son recursos que se utilizan para mejorar la forma en que se muestra el funcionamiento de los juguetes. Usted puede ayudar a sus hijos a observar más detenidamente las partes del anuncio en las que se muestra el funcionamiento del juguete en la vida real.

Recuérdeles a sus hijos que algunos juguetes son más difíciles de usar de lo que parecen
En algunos anuncios, la utilización de los juguetes puede parecer muy sencilla. En realidad, pueden requerirse horas de práctica antes de que un niño pueda jugar con ellos en la forma que se muestra. Puesto que los juguetes varían de acuerdo a la capacidad y el talento, no todos son apropiados para cualquier niño.

Los juguetes podrían no incluir todas las piezas que se muestran en el anuncio
Puede que se muestren juguetes con partes que vienen en otros paquetes, o que se los presente en contextos de juego muy elaborados que no podrían reproducirse fácilmente en casa. Usted podría dirigir la atención de sus hijos hacia las frases clave que se dicen o escriben en los anuncios, tales como "las piezas se venden por separado" o "no incluye baterías".

Averigüe si hace falta ensamblar las piezas
Muchos anuncios televisivos e impresos muestran juguetes como productos "listos para disfrutar", cuando en realidad hay que ensamblarlos. En ciertos casos, puede que el ensamblado sea difícil y lleve algún tiempo.

Asegúrese de que el juguete sea para la edad correspondiente
Cuando compre un juguete en una tienda, busque en la caja la aclaración con las edades recomendadas para su uso. Ésta es provista por el fabricante y sirve de guía para determinar si un juguete y el nivel de habilidad que requiere su uso se adecuan a la edad del niño.

Investigue el producto
Al igual que con otros productos, busque información sobre el juguete antes de comprarlo. Examine cuidadosamente el juguete y el embalaje en la tienda o pregúnteles a sus amigos qué experiencia tuvieron ellos. Intente imaginarse cómo funciona realmente el juguete, cuáles son las piezas que incluye y cuánto cuesta ensamblarlo.