Protección al Consumidor

Cómo protegerse: Créditos Prendarios
Fuente: Oficina del Procurador General del Estado de Florida


Un crédito prendario es una forma de obtener dinero ofreciendo un vehículo propio como garantía. El prestamista determina el monto del préstamo en base al valor de su vehículo. El monto promedio de los créditos prendarios oscila entre los $250 y los $1,500, pero pueden alcanzar los $5,000 o $10,000. Estos préstamos suelen ser de corto plazo y pueden vencer, por ejemplo, a los 30 días. En una transacción de crédito prendario, usted conserva y hace uso de su vehículo, mientras que el prestamista se queda con el título de propiedad como garantía para recuperar el dinero. Si usted no puede saldar la deuda, el prestamista toma posesión del vehículo, lo vende y se queda con el importe adeudado. Al existir el riesgo de que pierda su vehículo por no pagar una sola cuota, debería tener en cuenta lo siguiente antes de pedir un crédito prendario:

Considere otras opciones
A primera vista, un crédito prendario puede parecer atractivo, especialmente si necesita efectivo al instante o tiene problemas para obtener un crédito de un prestamista tradicional, como podrían ser un banco de crédito hipotecario o una cooperativa de crédito. Sin embargo, si usted pide un crédito prendario podría terminar perdiendo uno de sus bienes más valiosos y su único medio de transporte. En lugar de optar por este tipo de préstamo, podría interesarle:

  • Acordar un plan de pagos con el vendedor o proveedor del objeto o propiedad motivo del préstamo; en la medida de lo posible, usted no debería obtener un crédito prendario para cubrir necesidades básicas tales como el alquiler o la comida;
  • Comunicarse con un servicio de asesoramiento crediticio, el cual podría ayudarle a buscar una alternativa para sus problemas financieros con una tasa más baja o en forma gratuita, según la ciudad o el condado en donde viva;
  • Pedirle prestado a un amigo o pariente;
  • Pedir apoyo financiero a una agencia gubernamental o entidad de beneficencia.

Lo que usted debe pagar
Las leyes del Estado de Florida autorizan a un prestamista prendario a cobrarle intereses de hasta un 30% anual por los primeros $2,000 que usted pida prestado; un 24% anual por cualquier monto adicional que obtenga entre $2,000 y $3,000; y un 18% anual sobre cualquier monto superior a $3,000. Consulte las Leyes del Estado de Florida, Capítulos 516 y 537. Eso significa, por ejemplo, que si usted pide un préstamo de $1,000 estará obligado a devolver los $1,000, en concepto de capital del préstamo, y además un adicional de hasta $300 por intereses correspondientes al año transcurrido. Si usted acordara saldar el préstamo en, digamos, un mes, tendría que pagar $1,000 más $25. Piense bien si va a contar con ese dinero a tiempo para saldar la deuda.

Conozca los datos que necesita
Son dos las leyes de Florida que regulan a los prestamistas prendarios. Según el Capítulo 537, usted y el prestamista deben firmar un contrato escrito antes de que usted reciba el préstamo. Asegúrese de leer y entender el contrato antes de firmarlo. Dicho documento debe mencionar la cantidad de dinero que se está entregando (denominado "monto financiado") y la tasa de interés que se aplicará. También debe figurar la dirección y el número de teléfono del Departamento de Servicios Financieros del Estado de Florida (ex-Departamento de Banca y Finanzas de Florida), la agencia estatal que regula los créditos prendarios. Si tiene quejas con respecto a su préstamo, comuníquese con la línea directa del Departamento al 1-800-342-4762.

Según la 357, el contrato de préstamo también debe aclarar que, en el caso de que usted no saldara el préstamo, el prestamista podrá tomar posesión de su vehículo, venderlo y quedarse con el producto de la venta hasta cubrir el monto adeudado, además de cualquier gasto razonable en que hubiese incurrido para apropiarse del bien y efectuar la venta.

Además, el prestamista deberá notificarle a usted si tiene intenciones de adueñarse de su vehículo y usted tendrá la posibilidad de acordar la forma de entregarlo sin que un agente deba presentarse en su domicilio para exigir dicha entrega. Usted tiene derecho a retirar cualquier bien personal que hubiera dentro del vehículo.

Además, hasta que no se efectúe la venta, usted podrá recuperar el automóvil saldando el préstamo y pagando cualquier gasto razonable en que hubiera incurrido el prestamista. El prestamista deberá darle un preaviso de 10 días sobre la fecha y el lugar de la venta, así como también un resumen contable de lo que se debe.

Sin embargo, a la mayoría de los prestamistas prendarios los rige otra ley, el Capítulo 516, que no prevé todas estas protecciones. La misma exige que el prestamista le proporcione a usted una declaración escrita, en la que debe figurar el monto del préstamo y la tasa de interés aplicable. Pero los procedimientos de toma de posesión y venta, así como el importe que los prestamistas pueden cobrar en concepto de cargos adicionales, no son tan específicos como en la 537. Si usted decide pedir un crédito prendario, debería preguntarle al prestamista cuáles son sus políticas con respecto al preaviso de la toma de posesión o la venta del vehículo, y si usted podrá recuperar su automóvil antes de que lo venda y a qué costo.

Recuerde que un crédito prendario no es un negocio riesgoso para el prestamista, pero podría ser un gran riesgo para usted.